Olvídate del estrés con esta técnica de 2 minutos

Nuestro ritmo de vida moderna y los condicionantes del entorno suelen empujarnos al desorden. Tanto emocional como mental, y con consecuencias que se somatizan en nuestra salud.

Quizás te sientas identificad@ con algunos de estos escenarios cotidianos:

  • Suena el despertador por la mañana, no puedo con mi alma, me levanto de la cama como si me hubiera pasado un tren por encima.
  • Sin mi (primer) café no soy persona.
  • Voy a golpe de café o té todo el día
  • Cuando llego al momento de comer al mediodía, devoro. Estoy aceleradx, mi cabeza va a mil, tengo mucho por hacer, no llego.
  • Después de comer, me da una pereza brutal.
  • A veces, cuando me doy cuenta que no llego a todo y que la ansiedad y el estrés me están afectando; esta situación me genera más angustia todavía.
  • Me da la sensación de que nunca tengo tiempo para nada.
  • Llego a la noche a casa y arraso con lo que encuentro. Sé que mis cenas deberían mejorar, pero no tengo capacidad de decisión con el estado en que llego.
  • Por la noche no puedo dormir, tengo la cabeza ocupada con mis cosas (y la de los otros); no hago más que dar vueltas en la cama.
  • Por las noches (cuando logro dormirme), suelo despertarme, en ocasiones varias veces, a hacer pipí o simplemente me desvelo, rumiando cualquier cosa.
  • A la mañana siguiente vuelve a sonar el despertador en el momento de mi descanso más profundo; siento que no descansé nada.

Sí, este es el famoso bucle agotamiento-estrés. Un círculo vicioso que nos quita salud y vitalidad. Como un perro que se muerde la cola. ¿Pero sabes qué? Hay solución. Hoy quiero presentarte una recurso muy eficiente. Una herramienta que tanto la ciencia más actualizada como las culturas ancestrales avalan: Los Ejercicios Respiratorios. Sigue leyendo que te explico de que va esto.

Quizás te gustaría sentir más energía por la mañana y poder distenderte cuando llega la tarde; muchas veces notamos tensión con el estrés del día a día y no acabamos de relajarnos. Es posible sentirnos más activ@s y a la vez centrados, con una sensación de control y calma. La respiración es la respuesta.

Los antiguos yoguis y los taoístas practicaban estas técnicas desde hace milenios. Los estudios científicos hace rato que lo afirman -neurociencia aplicada-.

¿Por qué funcionan los ejercicios respiratorios?

No es esoterismo ni terapia alternativa. La respiración es capaz de generar cambios en nuestro sistema nervioso autónomo de manera casi inmediata. Bastan unos pocos minutos de realizar algunos patrones respiratorios específicos para modificar nuestra fisiología. ¿Magia? No, solo el acto consciente de respirar.

Resumiendo muchísimo estos procesos biológicos, la frecuencia con la que respiramos y el ratio (el rato que estamos inhalando y luego exhalando), estimulan la respuesta de nuestro sistema nervioso simpático y parasimpático.

Sistema Nervioso Simpático es del de Lucha o Huida, lo necesitamos en momentos de oportunidad, reacción, actividad intensa

Sistema Nerviosos Parasimpático es el que controla la digestión, el relax, el descanso y otra funciones vitales super importantes 

Es decir, cambiando voluntariamente la forma en que respiramos, somos capaces de inducir a nuestro cuerpo-mente a descansar mejor, procesar mejores digestiones, reducir ansiedad o estrés; o bien activarnos cuando nos toca, concentrarnos y enfocarnos en la tarea que nos ocupa.

Mediante diferentes técnicas respiratorias somos capaces de:

  • Mejorar la absorción de oxígeno celular
  • Reducir la frecuencia cardíaca
  • Equilibrar el ph sanguíneo
  • Elevar nuestras defensas naturales
  • Disminuir la presión arterial
  • Equilibrar o estimular nuestro sistema nervioso, por lo tanto, beneficiarnos del óptimo funcionamiento vital

Vale… ¿Cómo lo hago?

Realizando, en breves minutos, algunas técnicas respiratorias, podemos encontrar en nuestra vorágine cotidiana, un oasis de calma.

“Cuando tengo un episodio de angustia, recurro a la Respiración Base 4:4. Esto me tranquiliza. Me va muy bien” nos dice Nuria, una de nuestras alumnas.

Existen técnicas específicas que nos ayudan a mejorar el descanso. Tanto para el momento previo de irnos a la cama, como si a mitad de la madrugada te desvelas.

“He notado como me relajaba, me ha ayudado a controlar mejor mis impulsos y a conciliar el sueño.” Nos cuenta Alba, otra de nuestras alumnas.

La práctica varía según los ejercicios.

Como recomendación general, puedes intentar la siguiente respiración universal:

Técnica:

  • Siéntate con la espalda recta, los hombros relajados, el rostro y la mandíbulas sin tensión.
  • Cierra los ojos. Respira por la nariz.
  • Lleva tu mano derecha al pecho y tu mano izquierda a la barriga. Intenta respirar de manera que tu abdomen se hinche con cada inhalación y se deshinche en cada exhalación. Lleva el aire a tu mano izquierda e intenta que tu mano derecha no se mueva.
  • No fuerces la respiración, haz que sea sutil y orgánica. Inhala y exhala, sin prisas, quizás con una breve pausa entre inhalación y exhalación.
  • Cuenta al menos 10 respiraciones, 20 mejor.
  • Luego abre los ojos. Acabas de hacer la Respiración Diafragmática.

Si bien no hay milagro mediante (para eso, Luján), trabajar técnicas respiratorias, de manera regular, en distintos momentos del día, nos pueden ayudar a mejorar nuestro descanso, mejorar nuestras digestiones, reducir ansiedad y tensión generada por el estrés; nos ayudan a concentrarnos, a relativizar nuestros pensamientos y emociones y a vivir una vida más plena, saludable y enérgica.

 

Si quieres aprender otra técnica muy eficiente para reducir el estrés, haz clic aquí.

Equipo ReShape

¿Quieres valorar la oportunidad única de formar parte de nuestra comunidad del Método Reshape para un Hipotiroidismo feliz con más de 1.300 alumn@s empoderad@s?

Entonces te invitamos a acceder al webinar gratuito «Las claves para transformar tu hipotiroidismo» suscribiéndote aquí: https://academiareshape.com/suscribe-webinar/

DISCLAIMER

Esta información es meramente divulgativa, no tiene como intención tratar ninguna enfermedad. Si tiene cualquier duda sobre cómo puede afectar su vida y/o su tratamiento, debe consultar a su médico de referencia

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp

Lee otros artículos

Deja una respuesta