Muffins de manzana y zanahoria sin gluten, lactosa ni azúcar

Con la llegada del frío nos apetece más el dulce, pues nada mejor que concedernos este deseo con meriendas saludables. Estos muffins o magdalenas, que viene a ser lo mismo prácticamente… te quitarán el antojo de dulce aunque no llevan nada de azúcar, así evitarás picos de glucosa, tendrás una energía estable, sin cambios de humor. Son dulces, pero no en exceso, son tiernas, esponjosas y muy sabrosas! Lo mejor es que se hacen muy fácilmente.

Receta para 12 muffins

Ingredientes :

Instrucciones:

Preparación:

  1. Pela la manzana y rállala junto con las zanahorias, que sea lo más fino posible.
  2. Exprime el zumo de medio limón.
  3. Pesa/prepara todos los ingredientes en diferentes en bols separados, así los tienes a mano en el momento de mezclar. Los ingredientes que estén todos a temperatura ambiente.
  4. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  5. Necesitarás un molde para 12 muffins y formas de papel. Si tienes formas de muffins/magdalenas rígidas (tipo silicona) no hará falta que las pongas dentro de un molde rígido, si son de papel sí que es necesario porque se espachurran. Pon las formas dentro de cada hueco y así ya lo tienes preparado.
  6. Tamiza las harinas, junto con la sal, levadura, bicarbonato, canela y psyllium.
  7. Puedes batir manualmente los ingredientes o con un robot de cocina, procesador o amasadora. Coloca en el bol los huevos con el stevia cooking y bate a máxima potencia para aumentar su volumen. Si usas otro endulzante tendrás que ajustar la proporción según el poder endulzante que tenga, el del stevia cooking es el doble que el azúcar blanco.
  8. Baja la potencia y agrégale el aceite de oliva.
  9. A continuación, agrega la bebida de almendras y el zumo de limón. Mezcla.
  10. Añade la ralladura de manzana y zanahoria y bate hasta que se integre bien.
  11. Luego añade la mezcla de las harinas que has tamizado antes y bate suavemente.
  12. Por último, añade las semillas de amapola y mezcla suavemente hasta que queden homogéneamente repartidas.
  13. Con la ayuda de una cuchara grande vierte el contenido en las formas de muffins hasta llenarlas.
  14. Espolvorea por encima las almendras o nueces picadas y mételo en el horno a media altura.
  15. Hornea por 25-30 min. Hasta que pinches los muffins con un palillo y éste salga limpio. No abras el horno hasta que no hayan pasado por lo menos 20 min que sino no subirá adecuadamente.
  16. Una vez listos, los pones encima de una rejilla o los giras dentro del propio molde para que se enfríen.
  17. Pasada una hora aproximadamente ya estarán frías y podrás probarlas o guardarlas para que no se sequen.

Abreviaciones:

  • cs: cucharada sopera / Tbsp
  • cp: cucharada de postre / tsp
  • cc: cucharada de café / ¼ tsp

 Conservación:

  • Una vez frías, consérvalas en un tupper hermético o envueltas en papel film fuera del frigorífico (que las endurece). Como tienen fruta aguantan menos, unos 2 días, así que es una buena opción congelarlas, las envuelves con papel film o bolsas de congelación y luego para descongelarlas las sacas del congelador hasta que estén a temperatura ambiente. Así ya están buenas pero también puedes darle un golpe de calor con el horno.

 

blank
blank
blank
blank

Equipo ReShape

blank

¿Quieres valorar la oportunidad única de formar parte de nuestra comunidad del Método Reshape para un Hipotiroidismo feliz con más de 2.500 alumn@s valientes.

Entonces te invitamos a acceder al webinar gratuito «Las NUEVAS claves para transformar tu HIPOTIROIDISMO» suscribiéndote aquí: https://academiareshape.com/suscribe-webinar/

NaturalmenteHelen

blank

¡Hola! Soy Helen, me encanta lo natural, lo auténtico, la simplicidad, la esencia de las cosas… de ahí el nombre de mi blog, NaturalmenteHelen, un espacio donde compartiré principalmente recetas, ya que es en la cocina donde surge, naturalmente, mi creatividad.

Hace años me formé como entrenadora personal, tenía un cuerpo perfecto en apariencia… pero por dentro estaba en desequilibrio, tenía unas digestiones horribles. Ahí me di cuenta que no sólo se trataba de pesar lo que comía y calcular los carbohidratos, proteínas y grasas. Descubrí la macrobiótica de la mano de Simon Brown y todo cambió, hubo un antes y un después. A parte de aprender a cocinar y de entender los alimentos de otra forma, lo más importante es que aprendí a escuchar mi cuerpo y como los alimentos, las diferentes cocciones y los estados en cómo los ingería me afectaban. Aquí empezó mi camino del autoconocimiento y no ha parado hasta entonces. Posteriormente he estudiado cocina mediterránea, aromaterapia, cuencos tibetanos, hatha Yoga y Ayurveda.

blank
blank
blank
blank

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp

Lee otros artículos

Deja una respuesta